Entre verdugos, redentores y carnada... el PRI aún no está muerto


(Publicado originalmente el 15-07-17)

Cuando parecía que Peña Nieto terminaba de enterrar al PRI para el 2018, una tormenta política perfecta pondría a los analistas de cabeza... pero como dicen, "coincidencia, tal vez, casualidades pocas".

Corría el mes de agosto del 2016 cuando el índice de desaprobación de Peña Nieto pisaba su máximo en el sexenio; de acuerdo con Consulta Mitofsky, el 65% de los mexicanos reprobaba su trabajo. Apenas unos días después, -y con el aumento de las probabilidades de gane del ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump-, ocurre un suceso que pondría a los analistas de cabeza a replantear probabilidades de "mejora" en las expectativas del PRI para el 2018.

Y es que fueron dos hechos los que condujeron a replantear expectativas.

- Hecho 1. Ocurrió el 31 de agosto, con la totalmente inesperada visita a los Pinos, del entonces candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump. Con toda la polémica que su visita causó, un par de días después la presidencia de México asume que la "responsabilidad" de la gestión de su visita fue del hasta entonces Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y no de la Secretaría de Relaciones Exteriores, por quien de hecho deberían correr ese tipo de gestiones. La representante entonces de la SRE, era la política Claudia Ruiz Massieu.

Y AQUI ATENCIÓN, porque... son precisamente estas dos Secretarías, la de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Hacienda, las que protagonizarían -hasta hoy- la encrucijada política con la que el PRI parece no tener todo perdido.

La polémica visita de Trump a México fue un duro golpe al gobierno de Peña, y pareció hundirlo,

Pero el 7 de septiembre Videgaray renuncia y su lugar lo toma José Antonio Meade, que para los que siguen la política, sabrán que ha tenido una carrera, por decirlo así, destacada en el sector público, lo que provoca que, a pesar de mantener una tendencia apartidista, los analistas lo vean como el posible candidato y "redentor" del PRI en el 2018.

Pero las cosas no ocurrieron así ya que, a Meade, le tocó protagonizar varios sucesos que entendidos de manera negativa por la opinión pública -como la liberación de los precios de la gasolina desde febrero de este año, y los sucesos de saqueo previos que debilitaron más la "estabilidad social" en algunas partes de México-, hacían parecer que todo movimiento del mandatario Peña Nieto estaba destinados al fracaso y al hundimiento del PRI y que el redentor para 2018 no había llegado.

Dos meses después, Donald Trump obtiene el triunfo para ser el nuevo presidente de los Estados Unidos de América.

- Hecho 2. Para no hacer el cuento largo, el 4 de enero se anuncia la renuncia de Claudia Ruiz Massieu y se anuncia el regreso de Luis Videgaray tomando su lugar a la cabeza de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Varios analistas coinciden en que eso sería bueno para las negociaciones con Trump por razones que no alcanzaremos aquí a comentar.

Ante la aparente calma y numerosos errores del mandatario de Estados Unidos -que por cierto, han beneficiado en gran parte a la "recuperación" del peso-, parece ser que México se encuentra en buena posición para encarar con aquel gobierno las negociaciones del TLCAN, que es y será el tema de análisis, mínimo, en lo que resta del año.

Ahora bien, para este año el PRI solo contaba con dos alternativas que, de resultar favorables, lo pondrían de nuevo en el juego. Y una de ellas ya ocurrió: si el PRI perdía en el Estado de México, prácticamente no tendría nada que hacer en las elecciones del próximo año, y pues ganó... a pesar de haberse encontrado varias incongruencias en los conteos, y al pesar de la mayoría, ganó.

La clave de su fortalecimiento serán las negociaciones que el PRI mantenga con el gobierno de Trump para el TLCAN, y en general, con todo tipo de relación con el vecino del norte. Y sí, el encargado de dirigir, mayoritariamente, esas negociaciones es precisamente el amigo de Peña Nieto: el canciller Luis Videgaray. De ser positivas para México, el funcionario, ahora sí, podría ser visto como el redentor de pecados del PRI.

Como describe el experto en persuación, Alejandro Llantada, en una de las 23 leyes que mueven las voluntades humanas: "si me da poder lo sigo". En este caso, al quedar bien parado ante el gigante americano, imagínate la sensación de transferencia de poder que dará a los mexicanos. ¡Qué impacto en las elecciones! ¿suficiente para eximirlos de pecado? pues sí olvidamos rápido... ya lo veremos.

¿Por qué no se mantuvo al frente a Claudia Ruiz Massieu de la cancillería de México si ha tenido una carrera destacable?

¿Por qué un funcionario sin experiencia en relaciones exteriores ocuparía su lugar?

¿Sabía el gobierno de Peña que en el acto, las relaciones con Trump serían más favorables para todos? Considerando claro, que una actitud áspera por parte del republicano sería difícil de mantener ya que para nadie era favorable. Son algunas de las preguntas que nacen al retroceder y ver algunos de los sucesos políticos en el último año.

Aunque aquí no nos confundamos, aún nada está escrito, la tendencia mercantilista y proteccionista de Trump aún podría complicarnos mucho las cosas, incluso marcar un destino peor.

Algunos de los personajes que aquí se mencionaron servirán o sirvieron como redentores, verdugos y carnada en este sexenio, en política las casualidades son pocas. Lo cierto es que el PRI, al pesar de la inmensa mayoría -donde me incluyo-, no está muerto, y de salir victoriosos ante las negociaciones con los Estados Unidos, los números para el 2018 podrían cambiar, y los más seguros ante este panorama son Videgaray o el mismo Secretario de Hacienda, José Antonio Meade -a quien pueden presentar como el individuo que limpie los desperfectos que dejó su antecesor. ¡Atentos!

Si está de acuerdo, duda, o tiene un comentario, hágamelo saber en los comentarios.

Gustavo Romero.

Ingeniero en Negocios

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon

Gustavo Romero 

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon